Reseña: “Germinal” de Emilio Zolá

 

Las obras de Emile Zola pertenecen a la categoría de literatura naturalista, es decir, avanza de la categoría de “romanticismo” en el cual se detallan aquella cosas en un sentido más “romántico” es decir la belleza, y sobre todo en realzar el lado nacionalista  de historias de un solo lugar o el patriótico de morir por la patria. El naturalismo va más allá del “realismo” sigue describiendo todo a su alrededor, desde las calles hasta la vida de los hombres borrachos. Pero el naturalismo se encargará de profundizar  esa ultima fase: describir mucho mas la vida de los obres, de los borrachos, de las prostitutas,  la pobreza y la muerte. Lo contrario al romanticismo.

La siguiente reseña la hago desde un punto más “histórico” que es lo que se mueve en la novela, en que tiempo esta elaborada, qué época describe  y qué situación es la que describe. En este caso es una: la vida de los obreros en el declive de la economía y tecnología de la revolución industrial donde el combustible es el carbón.

Germinal”  (1883)  de Emilio Zola

9788420698847

La novela narra la historia de distintas familias obreras en la Francia del segundo Imperio. De estas se ocupa más sobre una familia de mineros  Maheu que la conocemos a través de un forastero que llega buscando trabajo a la mina.

Diferentes cuestiones son mostradas en esta novela que tienen que ver con los hombres, y a esto me enfoco desde su lado más natural o biológico que son las necesidades básicas; lo que hace esta novela es resaltarlas: el hombre no puede vivir sin sustento, sin alimento. Y es esta necesidad la que hace que emprenda demasiadas acciones a costa de su vida, el hombre para vivir se subordina a hombres con mejores posibilidades.

Uno puede enfocarse a todas aquellas adversidades por las que puede pasar el hombre para conseguir vivir; el hombre no vive de a gratis.  Es necesario dar algo a cambio para poder sobrevivir en este el mundo en el que todo tiene un precio, y para pagarlo  nada mejor que venderse a sí mismo.

Nosotros estamos dentro de un mundo donde hay quienes tienen más y quienes tienen menos, los unos subordinados a los otros por muchos medios: necesidad, leyes y dinero. Cuando el hombre vende su cuerpo ha vendido el medio más valioso para su propia subsistencia, al que también se le ha quitado los otros medios y herramientas. 

En la novela se muestra a mineros que para trabajar solo asisten a la mina, la cual pertenece a un sólo hombre que cuenta con las herramientas necesarias, y en estos se incluye al minero, que al final solo cuenta con un salario para subsistir parte de la quincena y con una vivienda que es parte de la empresa. Explotación.

Esta subordinación no solo abarca a jefes y trabajadores sino que dentro de las mismas grandes empresas se manejan inmersas dentro del mundo del mercado, y depende de su cantidad y venta de producciones, en las que si algo falla  una empresa se comerá  a la otra, al tratar de eliminar siempre a la competencia, haciendo que queden muchas veces bajo el mismo monopolio. 

En la novela se puede saber que se está pasando por una crisis industrial, la época del carbón ya había pasado, no era tan necesario cuando se tenía mucha competencia y otros mercados se abrían con mejores recursos, el negocio de la minería estaba en riesgo para muchos burgueses. Todo este sistema tiene que llegar a las raíces del producto, a los trabajadores y terminar por afectarlos.

Se muestra una característica que podemos encontrar bastante cerca de nosotros, la vida de los dueños o burgueses que no hacen nada, y la vida de los trabajadores que se matan para mantenerlos. Aquí sale la disputa entre quien debería ser el que tuviera el poder, el que se debería intercambiar lugares y sea el proletariado el que mande.

En la historia lo mineros terminan creando una serie de huelas en varias minas y se desarrolla desde el compañerismo y la organización de los trabajadores encabezados principalmente por las ideas de un forastero que llegó al pueblo. Los trabajadores tienen su cuerpo y herramientas, los dueños de las minas tienen de su lado fuerzas con armas. Al terminar la huelga y desarmados por la policía, los trabajadores no tiene de otra que regresar a sus labores, con menos miembros de la familia con menos dinero y con más hambre. 

 

Podemos obtener una reflexión que nos habla de la historia de los mercados la economía, clases aristócratas, burgueses, y clases inferiores: obreros cansados y explotados. 

Sin embargo  mientras el hombre necesite vivir quedará subordinado. Pero como en la misma novela se dice: 

en toda esta historia, detrás de nosotros   se ha ido sembrando muy debajo de nosotros algo que  algún día  saldrá, algo nuevo germinará.

Una esperanza que ha creado las ideas, luchas, experiencias y muertes anteriores para las nuevas generaciones.

affiche_germinal

Hay una adaptación cinematográfica de la obra  realizada en 1993, con la dirección del director francés Claude Berri. Es una buena adaptación, por razones de tiempo (a mi parecer) y por ser una adaptación rápida, solo puedo decir que dejó de lado muchos personajes y se comió la parte de la forma de vida de diversos de sus protagonistas.  Pero muy buena.

Anuncios

One response to “Reseña: “Germinal” de Emilio Zolá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s